martes, 29 de octubre de 2013

CCXXII - Mis dudas respecto al Gloster Meteor

-Cuando me fijo en el volumen de los motores respecto al ala del Meteor y su inserción en el pleno medio del perfil del ala, siempre me he preguntado ¿y qué ocurre con los largueros?. En mi última visita al Rolls-Royce Trust Heritage  pude observar la solución dada.

"El Gloster Meteor"
-¿Quedaba realmente debilitada el ala? El avión era un caza y su solidez era dada por supuesta. Un "display" muestra el detalle constructivo de ésta zona.


-Por la parte delantera el larguero principal se mantiene intacto, cruza la toma de aire. La gran boca alimentaba un Rolls-Royce con compresor centrifugo de doble cara activa.


-En la parte posterior, el larguero secundario si está cortado y unido con dos partes bifurcadas para permitir a la tobera de escape pasar por su centro. Esta es quizá la parte más interesante de la solución constructiva.


-En ésta fotografia se aprecia la media estructura superior del larguero bifurcado. Esto ocurría en una época inicial de los proyectos de los aviones a reacción que los ingleses lo hacían de ésta forma, colocando los motores en el centro del perfil del ala. Otro avión que optó por ésta solución fue el Comet de la DeHavilland, estructuralmente más dificil todavia pues era un cuatrimotor y se colocaron los motores justo en la raiz del ala, una zona más delicada.

"DH Comet"

ReF.:     (CCXXII)      RMV  /  RR Heritage Trust / AEHS


RECOMENDADO: Se puede leer todo el libro "Los Motores Aeroespaciales, A-Z" en FREE, "clickando" la llamada que hay en cada página de este Blog, en la columna de la izquierda y en el apartado "Páginas":

1 comentario:

  1. Desde que tuve conocimiento de este interesante Blog, lo sigo con gran interés pues su autor, comprometido desde siempre con su vocación con la tecnología y mecánica de la aviación, nos deja un trazo fértil y enriquecedor siendo este canal un marco idóneo para ampliar conocimientos para las actuales y futuras generaciones implicados en la industria aeronáutica.
    Gracias por este meritorio trabajo. Cordiales saludos, Leandro Escorsell.

    ResponderEliminar